Pregunta de la semana 09/10/2015

Os dejo otra tanda de preguntas, investigad…..

  1. ¿ Por qué es oscuro el firmamento nocturno?
  2. ¿ Qué hace que las hojas de los árboles cambien de color en otoño?
  3. Si una aguja usada puede transmitir enfermedades ¿ Lo podrá hacer también un mosquito que nos ha picado? ¿ Por qué?

Espero impaciente vuestras respuestas, ánimo.

17 comentarios

  1. 1. ¿Por qué es oscuro el firmamento nocturno?
    Si el Universo es infinito y hay infinitas estrellas en él, en cada dirección que miremos desde la Tierra debería haber al menos una estrella, y el cielo nocturno debería ser completamente brillante, pero esto no pasa así. A esta reflexión se le llama “paradoja de Olbers”.
    Intentando resolver este misterio, algunos científicos del siglo XIX pensaron que debería haber nubes de polvo entre las estrellas que estaban absorbiendo mucha de la luz que desprenden, de modo que no llegarían a brillar para nosotros. Pero los científicos posteriores se dieron cuenta que el polvo mismo absorbería tanta energía de la luz de las estrellas que llegaría a brillar tan caliente y brillante como las estrellas mismas.
    Los astrónomos ahora se dan cuenta que el universo no es infinito. Un universo finito sencillamente no tendría suficientes estrellas para iluminar todo el espacio. Si bien la idea de un universo finito explica por qué el cielo de la Tierra es oscuro durante la noche, existen otras causas que hacen que sea incluso más oscuro.
    El universo continúa en expansión, las estrellas y galaxias se están alejando cada vez más, por lo que con el paso del tiempo esas estrellas se van viendo menos brillantes poco a poco.

    Páginas consultadas:
    http://spaceplace.nasa.gov/review/dr-marc-space/dark-sky.sp.html
    http://www.neoteo.com/paradoja-de-olbers-por-que-el-cielo-es-negro/

    Me gusta

    1. Muy bien Anabel, ahora a por las otras 2 preguntas.

      Me gusta

  2. 1)   En un universo infinitamente grande, estático y eterno uno encontraría la superficie de una estrella en cualquier dirección que mirase, al igual que en un bosque suficientemente grande uno siempre encuentra un tronco de árbol en la línea de visión en cualquier dirección que se le ocurra mirar. Eso implicaría que el cielo tendría que ser tan brillante como la superficie solar. Pero no lo es. Esta observación es conocida como Paradoja de Olbers.
    Si no podemos encontrar otra solución (y nadie ha imaginado una buena), tenemos que dudar de que el universo sea infinitamente grande, o de que sea infinitamente antiguo. El modelo del Big Bang nos presenta un universo en expansión y de edad finita. La expansión disminuye la frecuencia de la radiación que nos llega (y por tanto su energía) y la edad finita hace que exista un límite de distancia más allá del que no nos puede llegar ninguna luz. Cualquiera de los dos efectos serviría por separado para evitar la paradoja. Pero ambos actúan al mismo tiempo y explican el hecho de que la cantidad de luz que nos llega de todas las estrellas del fondo del cielo sea tremendamente pequeña (unos 10 000 000 de veces menor que la que recibimos del Sol).

    2) El motivo en primer término es que las plantas acumulan pigmentos en sus hojas para absorber la luz y con ella la energía necesaria para crecer y sobrevivir a través de la fotosíntesis. En segundo término es que muchas de ellas también producen pigmentos para algo muy distinto, o sea, protegerse de la radiación solar.
    Al igual que la luz del sol no es igual de intensa ni tiene el mismo color en todas partes, por ejemplo en la copa de un árbol, en las profundidades del sotobosque o en una ciudad brumosa, las hojas de las plantas tampoco pueden serlo «si quieren» aprovecharla al máximo. Por eso acumulan distintos pigmentos y las hojas tienen colores muy variados.

    El color verde.
    Las hojas suelen ser verdes todo el año porque acumulan clorofila, un pigmento que se encuentra en el interior de los cloroplastos. Estos son un componente de las células vegetales que participa en el proceso de aprovechar la energía del sol para transformar el dióxido de carbono del aire y el agua del suelo en azúcares aprovechables por la planta.
    La producción de clorofila requiere temperaturas cálidas y luz solar. Cuando llega el otoño y los días se hacen más cortos, la cantidad de luz disminuye y por eso la producción de este pigmento también decrece. Como resultado, las hojas de las plantas de hoja caduca, pierden su coloración verdosa en otoño.

    Amarillos, rojos y naranjas.
    Los colores de estos pigmentos suelen pasar desapercibidos en las hojas porque la clorofila los enmascara durante el verano. Pero cuando llega el otoño, tanto las clorofilas como los carotenoides y flavonoides se degradan, pero los pigmentos verdes lo hacen más rápidamente. Por ello, las hojas se ponen amarillentas, anaranjadas o rojizas.

    Azules y morados.
    Hay unos flavonoides que se producen en algunas plantas bajo ciertas circunstancias. Se trata de los antocianinas. Son unos pigmentos que parecen tener función protectora frente a la luz solar y estar implicados en la absorción del excedente de radiación.
    En ocasiones se producen cuando los días se hacen más cortos y la clorofila ya ha comenzado a degradarse y a absorber la luz solar. Le dan a las hojas colores rojos, morados y azulados.

    La percepción del color.
    El hecho de que los pigmentos tengan diferentes colores se debe a que esas moléculas tienen distintas capacidades para absorber la luz. Cada uno de ellos es capaz de absorber y de hacer rebotar una parte distinta de los rayos de luz.
    Cuando la luz que rebota desde las hojas llega al ojo, se produce una sensación de color distinta en función de cómo haya absorbido la hoja esta energía. Tanto es así, que se puede decir que el color de las hojas es básicamente una sensación construída por el sistema nervioso cuando traduce la radiación electromagnética que rebota desde las hojas hasta los ojos.
    Los matices de color dependen de la naturaleza de la radiación y sus longitudes de onda: dentro de cierto espectro, las longitudes de onda cortas se perciben como colores azules y las más largas como rojizas.

    3) Ej: VIH.
    Los resultados de los experimentos y las observaciones sobre la picadura de insectos indican que cuando un insecto pica a una persona, no le inyecta su propia sangre o la sangre de la persona a quien picó anteriormente. Más bien, inyecta la saliva, que actúa como un lubricante para que el insecto pueda alimentarse eficientemente. Las enfermedades como la fiebre amarilla y la malaria se transmiten a través de la saliva de especies específicas de los mosquitos. Sin embargo, el VIH vive sólo durante un corto espacio de tiempo en el interior de un insecto y, a diferencia de los microorganismos que se transmiten vía las picaduras de insectos, el VIH no se reproduce (y no sobrevive) en los insectos. Por lo tanto, aunque el VIH entre en un mosquito u otro insecto, el insecto no contrae la infección y no puede transmitir el VIH al próximo ser humano que pique.
    Tampoco hay ninguna razón para temer que un mosquito u otro insecto pudieran transmitir el VIH de una persona a otra a través de la sangre infectada que queda alrededor de la boca. Hay varias razones para explicar esto. Primero, las personas infectadas no tienen altos niveles constantes del VIH en su corriente sanguínea. Segundo, la boca de los insectos sólo retiene cantidades muy pequeñas de sangre en sus superficies. Finalmente, los científicos han determinado que los insectos normalmente no vuelan de una persona a la siguiente inmediatamente después de ingerir la sangre de la primera. Más bien, vuelan a un lugar donde descansan y digieren esa sangre.

    Me gusta

  3. 1)Es la Paradoja de Olbers. El gas y polvo que hay en el espacio puede absorber parte de la radiación. Esa radiación contribuye a calentar ese gas y polvo.

    Me gusta

  4. 1) Esto es debido a la paradoja de Oblers.
    Científicos del siglo 19 pensaron que debería haber nubes de polvo entre las estrellas que estaban absorbiendo mucha de la luz de las estrellas de modo que no llegarían a brillar para nosotros. Pero los científicos posteriores se dieron cuenta que el polvo mismo absorbería tanta energía de la luz de las estrellas que llegaría a brillar tan caliente y brillante como las estrellas mismas.
    Los astrónomos ahora se dan cuenta que el universo no es infinito. Un universo finito, incluso uno con trillones de estrellas, no tendría suficientes estrellas para iluminar todo el espacio.
    Si bien la idea de un universo finito explica por qué el cielo de la Tierra es oscuro durante la noche, existen otras causas que hacen que sea incluso más oscuro.

    Me gusta

  5. Hay muchos factores que contribuyen al cambio de color de las hojas de los árboles, como la temperatura, humedad, pH y las condiciones del suelo. Pero es la luz (y su ausencia) la que juega el papel más importante en el cambio de colores que ocurre en otoño.

    – Clorofila
    Se encuentra en las hojas de las plantas, es el compuesto encargado de realizar la fotosíntesis (convertir el CO2 en oxígeno y carbohidratos) y es quien absorbe los rayos rojos y azules de la luz del sol (y refleja las ondas verdes, de ahí el color).
    La clorofila es el motor de las plantas, por eso en periodos de crecimiento como la primavera y verano es el pigmento más abundante. S Cuando los días se acortan y las temperaturas bajan, la clorofila se descompone y los pigmentos verdes se comienzan a deslavar.
    – Carotenoides
    Los carotenoides también absorben los rayos de sol y ayudan a la fotosíntesis, sólo que lo hacen a menor escala, absorbiendo una diferente gama de rayos de luz (absorben los azules y verdes, así que reflejan los amarillos). Cuando la clorofila comienza a descomponerse, queda el amarillo de los carotenoides. Cuando éstos también comienzan a desaparecer, queda el color marrón, por ejemplo el de los robles.
    – Antocianinas
    Finalmente, las antocianinas absorben rayos azules y verdes y reflejan una gama de colores como escarlatas, o incluso púrpuras, por eso árboles como los maples o los zumaques ,se ven de color rojo.

    Me gusta

  6. 2. ¿Qué hace que las hojas cambien de color en otoño?
    Las hojas al estar acostumbradas a recibir bastante luz solar, cuando llega el otoño, esa cantidad disminuye, lo que hace que la clorofila decrezca; y si la clorofila comienza a decrecer entonces las hojas van cambiando de color, ya que la clorofila es la que le da el color a las hojas.

    Me gusta

  7. 1) Se explica con la paradoja de Olbers, que dice que si el Universo fuese infinito siempre habría, al menos, alguna estrella que iluminase la Tierra en cada momento. Se pensó en dos explicaciones:
    a. Las nubes de polvo y partículas absorberían toda la luz que viajara desde determinada estrella hacia la Tierra, lo cual se desechó debido a que si fuese cierto, las partículas absorberían tanta energía que acabarían brillando por sí mismas e iluminarían el cielo nocturno.
    b. El Universo es finito y, por lo tanto, tiene finitas estrellas y, por consiguiente, las que existen no están situadas de forma en la que la luz llegue siempre a la Tierra. Además, las estrellas existentes no tienen un tiempo de vida ilimitado, sino que van muriendo (y, por consiguiente, apagándose); esto provoca que el cielo nocturno sea incluso más oscuro de lo que sería si las estrellas no muriesen.

    También es sabido que la luz tarda tiempo en viajar, y que la que nos llega “salió” del astro hace incluso millones de años y que cuanto más lejos se encuentre una estrella, más tardará su luz en llegar a la Tierra.

    2) Las hojas acumulan ciertos pigmentos para captar la luz solar y, algunas de ellas, producen otros para defenderse de las radiaciones solares. Sería algo como el ponerse moreno en verano para que la radiación solar no afectase en demasía al cuerpo humano.

    Me gusta

  8. María González Zambrana |Responder

    A lo largo de los años sucedieron intentos para explicar este enigma que lo llamaron paradoja de Olbers .
    Propusieron varias respuestas para resolver el enigma.Pero la mejor respuesta se divide en dos partes:
    Aunque el universo tenga unas dimensiones infinitas , la edad no es infinita. Esta pregunta es crucial porque la luz viaja a velocidad finita.Solo vemos la luz que le da tiempo a llegar a nosotros . En la vida cotidiana este retraso resulta ,minúsculo.
    Astronauta han afirmado que el universo tiene entre 10.000 a 15.000 millones de años , eso significa que hay galaxias que su luz tarda en llegar entre 10.000 y 15.000 millones de años , incluso que la luz de las galaxias más alejadas no hayan llegado aún.
    La segunda parte de la respuesta se basa en que las estrellas y las galaxias no tienen una duración infinita.Con el tiempo se apagan.Pronto observaremos este efecto en las galaxias más cercanas, gracias a que la luz viaja menos tiempo desde ellas.La suma de ambos efectos conlleva que en ningún momento se den todas condiciones para iluminar el cielo en su totalidad. Nunca podremos ver a la vez la luz de las estrellas y las galaxias situadas a todas las distancias posibles. Ya que la luz no llega al mismo tiempo desde todas las galaxias y estrellas.

    Me gusta

  9. Bueno, parece que la tercera pregunta se resiste, ánimo a ver qué respondéis. 😉

    Me gusta

  10. 2) El motivo en primer término es que las plantas acumulan pigmentos en sus hojas para absorber la luz y con ella la energía necesaria para crecer y sobrevivir a través de la fotosíntesis. En segundo término es que muchas de ellas también producen pigmentos para algo muy distinto, o sea, protegerse de la radiación solar.
    Al igual que la luz del sol no es igual de intensa ni tiene el mismo color en todas partes, por ejemplo en la copa de un árbol, en las profundidades del sotobosque o en una ciudad brumosa, las hojas de las plantas tampoco pueden serlo «si quieren» aprovecharla al máximo. Por eso acumulan distintos pigmentos y las hojas tienen colores muy variados.

    El color verde.
    Las hojas suelen ser verdes todo el año porque acumulan clorofila, un pigmento que se encuentra en el interior de los cloroplastos. Estos son un componente de las células vegetales que participa en el proceso de aprovechar la energía del sol para transformar el dióxido de carbono del aire y el agua del suelo en azúcares aprovechables por la planta.
    La producción de clorofila requiere temperaturas cálidas y luz solar. Cuando llega el otoño y los días se hacen más cortos, la cantidad de luz disminuye y por eso la producción de este pigmento también decrece. Como resultado, las hojas de las plantas de hoja caduca, pierden su coloración verdosa en otoño.

    Amarillos, rojos y naranjas.
    Los colores de estos pigmentos suelen pasar desapercibidos en las hojas porque la clorofila los enmascara durante el verano. Pero cuando llega el otoño, tanto las clorofilas como los carotenoides y flavonoides se degradan, pero los pigmentos verdes lo hacen más rápidamente. Por ello, las hojas se ponen amarillentas, anaranjadas o rojizas.

    Azules y morados.
    Hay unos flavonoides que se producen en algunas plantas bajo ciertas circunstancias. Se trata de los antocianinas. Son unos pigmentos que parecen tener función protectora frente a la luz solar y estar implicados en la absorción del excedente de radiación.
    En ocasiones se producen cuando los días se hacen más cortos y la clorofila ya ha comenzado a degradarse y a absorber la luz solar. Le dan a las hojas colores rojos, morados y azulados.

    La percepción del color.
    El hecho de que los pigmentos tengan diferentes colores se debe a que esas moléculas tienen distintas capacidades para absorber la luz. Cada uno de ellos es capaz de absorber y de hacer rebotar una parte distinta de los rayos de luz.
    Cuando la luz que rebota desde las hojas llega al ojo, se produce una sensación de color distinta en función de cómo haya absorbido la hoja esta energía. Tanto es así, que se puede decir que el color de las hojas es básicamente una sensación construída por el sistema nervioso cuando traduce la radiación electromagnética que rebota desde las hojas hasta los ojos.
    Los matices de color dependen de la naturaleza de la radiación y sus longitudes de onda: dentro de cierto espectro, las longitudes de onda cortas se perciben como colores azules y las más largas como rojizas.

    Me gusta

  11. 3)El dengue se transmite por la picadura de mosquitos, principalmente del género Aedes. Solamente las hembras son hematófagas, esto es se alimentan de sangre para producir los huevos.
    Cuando los mosquitos pican a una persona infectada, adquieren el virus que, después de algunos días de multiplicación, se aloja en las glándulas salivares del mosquito.
    Cada vez que el mosquito pica a una persona para alimentarse, inocula un poco de saliva conteniendo los virus.
    Los mosquitos del género Aedes son bastante característicos por tener mayor actividad durante el día.

    Mientras que en el caso del VIH (SIDA), los resultados de los experimentos y las observaciones de este comportamiento de picadura de insectos indican que cuando un insecto pica a una persona, éste no inyecta su propia sangre o la sangre de la persona a quien pico anteriormente. Más bien, inyecta la saliva, que actúa como un lubricante para que el insecto pueda alimentarse eficientemente. Las enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla y la malaria se transmiten a través de la saliva de especies específicas de los mosquitos. Sin embargo, el VIH vive por sólo un corto tiempo dentro de un insecto y, a diferencia de los microorganismos que se transmiten vía las picaduras de insectos, el VIH no se reproduce (y no sobrevive) en los insectos. Por lo tanto, aunque el virus entre en un mosquito u otro insecto, el insecto no contrae la infección y no puede transmitir el VIH al próximo ser humano que pica.

    También no hay ninguna razón para temer que un mosquito u otro insecto podría transmitir el VIH de una persona a otra a través de la sangre infectada que queda alrededor de la boca. Hay varias razones para explicar esto. Primero, las personas infectadas no tienen altos niveles constantes de el VIH en sus corrientes sanguíneas. Segundo, la boca de los insectos sólo retienen cantidades muy pequeñas de sangre en sus superficies. Finalmente, los científicos han determinado que los insectos mordicantes normalmente no viajan de una persona a la próxima inmediatamente después de ingerir sangre. Más bien, vuelan a un lugar donde descansan y digieren esa sangre.

    Me gusta

  12. Si una aguja usada puede transmitir enfermedades ¿ Lo podrá hacer también un mosquito que nos ha picado? ¿ Por qué?

    El virus de sida (VIH) resulta infeccioso en agujas usadas cuando se inyecta en humanos porque en este caso puede unirse a las células T y empezar a replicarse. La célula T humana es un huésped muy específico de VIH. Cuando un mosquito se alimenta de una persona con sida en la sangre, el VIH penetra en las vísceras del mosquito, que no contiene células T humanas. Por tanto, el virus no encuentra ningún huésped en el que replicarse, y el aparato digestivo del mosquito acaba con él. Los mosquitos no inyectan su propia sangre o la sangre de la persona a quien pico anteriormente. Más bien, inyecta la saliva, que actúa como un lubricante para que el insecto pueda alimentarse eficientemente. Las enfermedades como la fiebre amarilla y la malaria se transmiten a través de la saliva de especies específicas de los mosquitos, por la tanto, estas sí pueden ser traspasadas al humano.

    Me gusta

  13. ¿Por que el cielo nocturno es oscuro?

    Nuestro cielo nocturno es oscuro porque la radiación de fondo, el eco de la gran explosión, está a una temperatura muy baja, apenas 2’73º grados por encima del cero absoluto, pero todavía será mas oscuro en el futuro lejano porque esa temperatura seguirá descendiendo lentamente. Los cosmólogos, de acuerdo con las teorías más aceptadas actualmente, imaginan un futuro del universo abierto, en el que la expansión no se frenará jamás y que atravesará diferentes etapas.

    Me gusta

  14. 1.Nuestro cielo nocturno es oscuro porque la radiación de fondo, el eco de la gran explosión, está a una temperatura muy baja, apenas 2,73 grados por encima del cero absoluto, pero todavía será más oscuro en el futuro lejano porque esa temperatura seguirá descendiendo lentamente.
    2.La mayoría de las hojas son de color verde por la presencia de clorofila, un pigmento que participa en el proceso de fotosíntesis.
    Gracias a la clorofila, las hojas convierten la luz solar, el dióxido de carbono y el agua en azúcares que viajan por el interior de las ramas y las raíces para alimentar al árbol.Para que haya producción de clorofila hace falta temperaturas cálidas y luz solar.
    Por esta razón, es durante la primavera y el verano que la clorofila se descompone y se vuelve a formar.
    pero cuando los dias se van acortando y las noches haciendo más largas, la producción de clorofila se va deteniendo hasta que la planta ya no la produce más, y se queda sin clorofila.
    Esto se traduce en la desaparición del color verde.Y una vez que este pigmento ya no está, lo que se ven son los otros pigmentos que siempre han estado allí y que le dan a la hoja una tonalidad amarilla o naranja.
    3-por ejemplo el virus de sida (VIH) resulta infeccioso en agujas usadas cuando se inyecta en humanos porque en este caso puede unirse a las células T y empezar a replicarse. La célula T humana es un huésped muy específico de VIH. Cuando un mosquito se alimenta de una persona con sida en la sangre, el VIH penetra en las vísceras del mosquito, que no contiene células T humanas. Por tanto, el virus no encuentra ningún huésped en el que replicarse, y el aparato digestivo del mosquito acaba con él.

    Me gusta

  15. 1.Nuestro cielo nocturno es oscuro porque la radiación de fondo, el eco de la gran explosión, está a una temperatura muy baja, apenas 2,73 grados por encima del cero absoluto, pero todavía será más oscuro en el futuro lejano porque esa temperatura seguirá descendiendo lentamente.
    2.La mayoría de las hojas son de color verde por la presencia de clorofila, un pigmento que participa en el proceso de fotosíntesis.
    Gracias a la clorofila, las hojas convierten la luz solar, el dióxido de carbono y el agua en azúcares que viajan por el interior de las ramas y las raíces para alimentar al árbol.Para que haya producción de clorofila hace falta temperaturas cálidas y luz solar.
    Por esta razón, es durante la primavera y el verano que la clorofila se descompone y se vuelve a formar.
    pero cuando los dias se van acortando y las noches haciendo más largas, la producción de clorofila se va deteniendo hasta que la planta ya no la produce más, y se queda sin clorofila.
    Esto se traduce en la desaparición del color verde.Y una vez que este pigmento ya no está, lo que se ven son los otros pigmentos que siempre han estado allí y que le dan a la hoja una tonalidad amarilla o naranja.

    Me gusta

  16. ¿ Qué hace que las hojas de los árboles cambien de color en otoño?
    Piensa que las hojas son como pequeños paneles solares del árbol.De la misma manera que los paneles solares usan la luz solar para producir electricidad para recargar baterías, las hojas usan la luz solar para producir comida para los árboles.Este proceso se conoce como fotosíntesis, que significa “usar la luz para mezclar”.Cuando la luz entra en la hoja, una parte especial de la hoja llamada cloroplastos, usa la luz para cambiar el dióxido de carbono y el agua por oxígeno respirable y un azúcar llamada glucosa.Adentro del cloroplastos hay una sustancia llamada clorofila.La clorofila es muy importante, porque permite la fotosíntesis y les da el color verde a las hojas.Cuando el otoño empieza y el invierno está viniendo, ya no habrá tanta luz como había en verano.Eso implica que las hojas no recibirán tanta luz como de constumbre , y la clorofila empezará a decrecer(las hojas comenzarán a cambiar de color distinto al verde)
    Siempre habrá manchitas de otros colores en las hojas, entonces cuando el verde empieza a decrecer, l os otros colores comienzan a mostrarse más. Algunos de los colores que se esconden en la hoja son: marrón, amarillo, y naranjas (el color, ¡no la fruta!) Los colores como el rojo y el violeta son causados por reacciones químicas dentro de la hoja.
    Los significados de los colores pueden ser :
    Marrón puede significar que la hoja está muriendo o está muerta
    Los amarillos y naranjas son producidos por sustancias llamadas carotenoides. Estas sustancias están siempre presentes en pequeñas cantidades, pero se tornan mas obvias cuando el verde empieza a desteñirse.
    Los rojos y púrpuras son formados por sustancias llamadas antocianinas. Estas sustancias son formadas por reacciones químicas que usualmente toman lugar cuando el clima empieza a cambiar en otoño.El alimento que sobra (glucosa) en una hoja también puede hacer que una hoja se vea roja.

    Me gusta

Responder a Beatriz Berlínchez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: